FELIPE-VI-DOLOROSA

 

La Semana Santa de Gandia en general y la Ilustre Hermandad Nuestra Señora de los Dolores en particular, están de enhorabuena. S.M. el Rey de España, Don Felipe VI, es desde el pasado mes de septiembre, Hermano Mayor Honorario de la Ilustre Hermandad Nuestra Señora de los Dolores de Gandia. De este modo, La Dolorosa se convierte en una de las pocas hermandades de España que cuenta entre sus hermanos con un miembro de la realeza. Un hecho singular que, sin duda, ayuda a engrandecer la Semana Santa de Gandia y por la que recibe el tratamiento de “Ilustre”.

La idea de realizar dicho nombramiento surgió de la junta directiva que preside Don Juan Alama Chova, nada más finalizar la Semana Santa de 2015. Aquello que surgió como una simple idea en voz alta lanzada por el propio Hermano Mayor, en el transcurso de la junta directiva celebrada el 11 de abril de 2015, poco a poco, fue tomando cuerpo, tras numerosas comunicaciones entre Casa Real y Hermandad.

Tras las primeras indagaciones, la Hermandad, a través de su Hermano Mayor, remitió una carta al Palacio de la Zarzuela, con fecha de 20 de abril de 2015, con el fin de recabar información sobre las pautas que se deberían seguir para acercar tal ofrecimiento a S.M. el Rey. El primer paso se había dado. Ahora solo quedaba esperar la posible respuesta. Esta no se demoró demasiado. El 12 de mayo de 2015 se recibía la primera comunicación desde la Casa de S. M. el Rey. En ella se nos exigía una serie de documentación para poder tomar en consideración el ofrecimiento formulado a Su Majestad. En dicha emisiva también se nos indicaba que para la concesión del título de Real para la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores,  según los criterios establecidos por la Casa Real, se requiere la previa vinculación a dicha Hermandad de algún miembro de la Familia Real, como Hermano Mayor Honorario, Camarera de Honor, etc.

Desde la Hermandad nos pusimos manos a la obra en la redacción de un extenso y completo dossier en el que se daba respuesta a las numerosas preguntas planteadas, atendiendo a cuestiones como datos históricos sobre el origen y desarrollo de la entidad, actividades, publicaciones, número de cofrades y estatutos, entre otras.

Finalizado el dossier, en el que también se ensalzaba la Semana Santa de Gandia y la ciudad Ducal, el 6 de junio era enviado a la Casa Real. Un mes después, el 6 de julio, se recibía contestación desde Zarzuela, pidiéndonos un requisito más, el aval a dicha propuesta por parte del Arzobispado de Valencia. Era un trámite más que se debía satisfacer y desde la secretaría de la Hermandad, con fecha de 14 de julio, se remitió una carta al Arzobispo Cardenal, Don Antonio Cañizares Llovera explicándole la propuesta. Su apoyo no se hizo esperar, recibiéndolo La Dolorosa el 22 de julio. Fue el último documento que se nos exigió para cerrar el expediente y que fue remitido a la Casa Real el 31 de julio.

En los últimos días del verano, en concreto el 25 de agosto, se nos comunicó desde Casa Real que en breve despacharían el asunto con S.M. y que no tardarían en trasladarnos su decisión.

Unos días después, el 9 de septiembre desde el Palacio de la Zarzuela se emitía la correspondiente credencial que certificaba la aceptación del nombramiento realizada por la Hermandad. Junto al escrito recibido, dirigido al Hermano Mayor, Don Juan Alama Chova, y firmado por el jefe del Gabinete de Planificación y Coordinación de la Casa del Rey, Don Emilio Tomé de la Vega, se adjuntaba la credencial de aceptación firmada por el jefe de la Casa Real.

Ese día, la ya Ilustre Hermandad Nuestra Señora de los Dolores escribía uno de sus capítulos más importantes de sus más de cien años de historia.

Días después, la Hermandad remitía una carta a todos sus cofrades haciéndoles partícipes de dicha noticia. Al mismo tiempo, el 16 de septiembre, el Hermano Mayor enviaba una carta de agradecimiento a Su Majestad el Rey por haber aceptado el cargo propuesto, transmitiéndole lo mucho que significa para la Hermandad contar entre sus cofrades a su alteza.  Asimismo, se le invitaba a que visitara la localidad para conocer la Hermandad y la Semana Santa de Gandia.

La junta directiva, reunida en carácter extraordinario en su sede social, sita en la calle San Rafael, 60 – bajo, el 15 de septiembre de 2015, acordaba entregarle la máxima distinción, el escudo de oro de la Hermandad, así como el correspondiente título que lo acredita, a S. M. el Rey de España, Don Felipe VI.

Con esta importante distinción, la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores deberá esperar un período estipulado de cinco años, para iniciar, si así lo estima oportuno la asamblea de la Hermandad, el proceso para la concesión definitiva del título de Real para la Hermandad.